6 de febrero de 2018

We love Queen



Hoy hemos vuelto a a disfrutar de la música de una de las bandas más grandes del universo gracias a un show tributo que nos ha llevado, entre anécdotas y curiosidades del grupo, por su historia.

El espectáculo transmite una gran energía desde el minuto uno, con una serie de monjes revoloteando a nuestro lado y guiados por el sumo sacerdote de adoradores de Queen, en una espectacular ceremonia de exaltación y entusiasmo a la vida y obra de estos músicos británicos. Todo ello con el fondo de un decorado inusual, pero muy bien montado para la ocasión, e iluminado por unos juegos de luces que te hacen vivir el concierto a tope.

Y lo más importante, el apartado musical, con un elenco de bailarines más, claro está, la música de los incombustibles Queen, interpretada por unos músicos de primera que se ponen en la piel del auténtico guitarrista Brian May (Jorge Ahijado), el baterísta Roger Taylor (Micky Martínez), el bajista John Deacon (Sergio González) y Freddie Mercury, que es interpretado por dos cantantes, Enrique Sequeros y Jorge Bettancor. Todos ellos bajo la dirección musical de Julio Vaquero, la artística de David Ottone y Juan Ramos y con coreografías de Zaira Buitrón.


We love Queen es un espectáculo musical cargado de una energía especial que te pone las pilas a través de una historia donde los dos Freddies sacan lo mejor de ellos mismos canción tras canción, transmitiendo al público un entusiasmo que le hace bailar y saltar en la butaca.

A kind of magic, Crazy little thing called love, We will rock you, Somebody to love, I want it all, I want to break free, Another one bites the dust, Under pressure, The show must go on... la lista de temas interpretados es interminable, con un ritmo que no deja un momento de descanso al espectador.

En resumen, una obra que recomiendo a los aficionados a Queen y a los espectáculos musicales, porque vais a pasar un rato inolvidable.


We love Queen en El Batel (Cartagena)



22 de enero de 2018

Paralysis ya es una realidad

Hace algún tiempo dedicamos una entrada en este blog a dar publicidad al nuevo proyecto cinematográfico de Alejando Barroso, Paralysis.

Personalmente el tema me pareció curioso por tratarse de un trastorno del sueño del que yo nada sabía en ese momento, pero del que luego se ha hablado en el blog como origen de ciertas leyendas sobre visitantes de dormitorio.

En pocas palabras se trata de una situación pasajera que se puede producir al despertar. Hasta que el cuerpo recupera la capacidad de moverse, capacidad que se bloquea durante los periodos en los que soñamos, el cerebro intenta encontrar una explicación a ese estado y puede incluso producir alucinaciones, ya que todo el proceso se da en un momento en que aún no estamos totalmente despiertos. También parece que se puede producir esta situación justo antes de caer dormidos.

La idea me pareció también interesante por ser sus realizadores un grupo de gente joven que se metía en el mundillo de la cinematografía y de la composición musical, que me encanta.

Con esta entrada queda patente que aquel apoyo por parte del blog, junto con otros muchos, dio el fruto necesario para que este grupo de chavales llevara adelante su proyecto.

Y ahora la foto de las recompensas, ese agradecimiento que recibimos quienes colaboramos en proyectos de micromecenazgo y que en mi caso han llegado como un regalo más de Navidad.

La crítica del corto vendrá más adelante. De momento felicito al equipo y le animo a seguir desarrollando proyectos tan interesantes como este.




V Campus Baloncesto Pontevedra



En nuestro antiguo blog de baloncesto hemos apoyado desde el principio el campus de baloncesto que Cuco Rodríguez organiza cada año en Pontevedra.

Parte de los chavales que acudieron a la primera edición del Campus hoy son ya adultos que acuden a la universidad y aún siguen teniendo un recuerdo imborrable de esos días de campamento.

Cuatro años después se celebra la quinta edición y nosotros volveremos a seguir sus evoluciones.

Atrás quedó nuestra incursión en el mundo del baloncesto infantil y juvenil, así que ahora esta pequeña contribución es a través del nuevo blog, en el que seguiremos con el mismo interés el desarrollo del campamento a pesar de que ya estemos completamente desvinculados de la actividad baloncestística.

De momento solo podemos hacernos eco de que el plazo de inscripción ya está abierto, porque no sabemos nada todavía de los proyectos de Cuco Rodríguez y su equipo, pero vamos a recuperar el vídeo de la clausura de la edición del año 2017 como recuerdo y como aliciente para que os animéis a dedicar una semana al deporte y a la diversión este próximo verano.

La información detallada sobre periodos de inscripción y precios la tenéis en su página web y las últimas noticias en su cuenta de Facebook.




6 de enero de 2018

60 años del SEAT 600



Para celebrar las navidades, y como regalo del día de Reyes, vamos con algo muy especial, una entrada con poco texto y bastante caótica.

Y se la vamos a dedicar a un pequeño revolucionario que en 2017 ha cumplido 60 años.

Hay revoluciones que han cambiado países y hasta el mundo, iniciadas y dirigidas por líderes que han sabido convencer con sus ideas y sus actos y que ejercieron en su entorno el mismo papel que el detonador en una bomba.

Pero, en nuestro caso, el revolucionario es una pequeña máquina de metal de nombre SEAT 600, de la que se podría decir que propició una nueva forma de vida.

31 de diciembre de 2017

RNE cumple 80 años. Y III

Una red de emisoras de radio pública tiene su lado bueno y su lado malo. Dejaremos de lado el malo (manipulación de los gobiernos, dispendios, etc.) y nos centraremos en el positivo, con esos  buenos profesionales que crean infinidad de posibilidades de entretenimiento, conocimiento e información sin la presión provocada por los niveles de audiencia, punto clave en las emisoras comerciales que dependen de la publicidad.

Esto no quiere decir que RNE no mantenga la vista puesta en la captación y el mantenimiento de oyentes, pero más en base a la calidad que a la inmediatez y al sensacionalismo. Por ello se puede permitir, por ejemplo, la emisión de un programa cultural a media tarde, cuando la franja habitual de este tipo de espacios suele ser después del programa de fútbol de medianoche y antes de las primeras noticias de la mañana.

26 de diciembre de 2017

RNE cumple 80 años II

Los que soportarais entera la entrada anterior sobre el tema ya tenéis una idea aproximada de cómo y para qué nació Radio Nacional de España. Pero su andadura ha sido larga y, aunque al servicio de una dictadura, fue ampliando horizontes y abriendo sus miras. Siempre bajo la férrea vigilancia de la censura y con el objetivo del adoctrinamiento, pero también haciendo pasar buenos ratos a un país en horas bajas y pintado en tonos grises a pesar del colorido de las fiestas populares y corridas de toros que el franquismo enarbolaba con orgullo.

Y así, entre las décadas de 1940 y 1950 se mejoraron las instalaciones y los equipos, y a finales de agosto de 1949 se comenzó a emitir desde Barcelona. Allí la obra de Eduardo Marquina En Flandes se ha puesto el sol inauguró el programa de dramatizaciones teatrales Teatro invisible. A partir de entonces, cada domingo durante los siguientes 20 años el Teatro Invisible acercó a los oyentes obras adaptadas al medio radiofónico y representadas en directo.

Las dramatizaciones han sido un género inherente a la radio y pocas emisoras se habrán resistido a ese dechado de creatividad que supone hacer que un relato sonoro genere imágenes mentales en el oyente. Algo que todavía hoy en día se sigue realizando (no con la frecuencia de antaño, pero sí con la misma calidad) a pesar del auge de los medios visuales. En el caso de Radio Nacional el espacio Ficción sonora, que se emite actualmente, ha recuperado el espíritu del antiguo Teatro invisible y otros posteriores como Historias o Los Cuentos en la Radio.

17 de diciembre de 2017

RNE cumple 80 años. I


Salamanca. En la noche del 19 de enero de 1937 una emisora portátil de radio Telefunken de 20 kW de potencia, usada en los Juegos Olímpicos de Berlin en 1936 y entregada posteriormente como regalo a Franco por la Alemania nazi, comenzó a emitir su señal a través de una copiosa nevada.

Los receptores con la apropiada sintonización convirtieron esa señal en la voz del actor Fernando Fernández de Córdoba, que adquiriría fama  años después al intervenir en películas ahora clásicas como Calle sin sol o Botón de ancla (la versión de 1948).

Acababa de nacer Radio Nacional de España. Y la Guerra Civil fue, por decirlo así, la responsable.